Tu navegador (Internet Explorer 6) esta caducado :) . Por razones de seguridad no se ver�n todos las opciones de mi web. Actualiza tu navehador!.
X
Aside

El fenómeno Tabatha llega a nuestra televisión… ¿qué tal sirve a los peluqueros?

Resabiada. Borde. Malhablada. Esta noche vuelve a nuestras pantallas la (digamos) peculiar peluquera Tabatha Coffey (Canal Divinity, 21:30h). Una bendición para la audiencia en los Estados Unidos… ¿y para los peluqueros? El pasado miércoles tuve la ocasión de ver el estreno en España del nuevo docu-reality sobre el mundo de la peluquería ‘Tabatha, ¡te necesito!’, que lleva ya varias temporadas en antena en USA. Originalmente llamado ‘Tabatha’s Salon Takeover’ (literalmente: Tabatha toma las riendas del salón), la traducción española nos remite a aquel hilarante ‘Rupert, ¡te necesito!’ que se coló en la cultura popular del chascarrillo allá por los años 90. En cada programa, Tabatha acude al rescate de un salón de peluquería en apuros (normalmente del área de Nueva York o Los Angeles), y tras detectar qué aspectos no funcionan en el establecimiento en cuestión, le exige las llaves al propietario para pasar a convertirse en la jefa absoluta durante una semana… Es aquí donde empieza el ‘takeover’ o la pretendida ‘fórmula tabathiana’ para convertir un salón ruinoso en un negocio próspero y rentable: ¡la magia de la televisión, señoras y señores!

Como espectáculo televisivo no tengo dudas que funciona –en su primera semana, un par de amigos no peluqueros se engancharon rápidamente al programa– pero ojito con la dosis: el pasado miércoles los amigos de Divinity (cadena del grupo Telecinco) nos endosaron tres capítulos seguidos, uno detrás de otro. Too much. Otra cosa es lo que puede aportar un show como el de Tabatha al conjunto de la profesión… yo personalmente creo que todo suma y que, observado con cierta distancia, hay ideas válidas en el programa que cada uno puede hacer suyas con más o menos habilidad.

1 de cada 4 salones de peluquería cierra sus puertas dentro de sus primeros cuatro años de actividad. Esto es un hecho. Y no hablemos de los salones que llevan mucho más tiempo abiertos y que tratan de adaptarse con más pena que gloria al cambio del contexto económico-social en el que estamos inmersos. ¿Ver el show de Tabatha les va a cambiar la vida? Probablemente no, pero seguro les acercará una realidad de la que poder extraer interesantes lecciones. La primera y quizás más importante, la idea de convertirse uno mismo en su propia ‘Tabatha’, salir del salón, ‘grabarse’ uno desde fuera y ‘visionar’ aquello que nos gustaría encontrar en nuestra peluquería ideal y aquello que nos resulta desagradable o, sencillamente, prescindible.

Pese a haberse convertido en una celebridad en USA, donde muchos la han elevado a la categoría de auténtico gurú de la profesión, a Tabatha no hay que tomarla por el Mesías. Episodios como el de llevarse a un propietario de salón –no peluquero– un día a la academia Vidal Sassoon de Los Angeles y pretender que se convierta en estilista de la noche a la mañana no dice mucho de la cultura del esfuerzo que realmente precisa esta profesión. De la inspiración interiorista y de los conceptos técnico/artísticos que pretende inculcar a los peluqueros que aparecen en el programa tampoco haría yo mucho caso. En este aspecto, creo que en España tenemos sobrados argumentos para pintarles la cara a los americanos, sin discusión alguna. No obstante, donde sí podemos aprender mucho de los yanquis es en el servicio al cliente, el concepto de rentabilización del negocio y la implementación del marketing/plan de comunicación del salón. Es aquí donde la experiencia de seguir un programa como ‘Tabatha, ¡te necesito!’ puede convertirse en una fuente realmente apreciable de conocimientos e ideas, a través de las decenas de detalles, consejos, buenas y malas prácticas que podemos analizar cómodamente, libreta en mano, instalados al otro lado de la barrera… esto es, desde el sofá de casa.

Y es que como dice la ínclita Tabatha, “a menudo lo esencial no tiene nada que ver con el cabello”. Como propietario de un salón de peluquería uno debe cambiarse de ‘sombrero’ a la velocidad del relámpago: manager del salón, educador, estilista, comunicador, genio del marketing, consejero y mentor de tus colaboradores… y al final, la razón de ser de un salón, la verdadera esencia de la peluquería: hacer feliz a cada persona que entre por la puerta de tu establecimiento.

Nos vemos en el camino,
Sergi

———————–

  • Hey, i know, El fenómeno Tabatha llega a nuestra televisión… ¿qué tal sirve a los peluqueros? | Hairstorming can be better than this? I can’t stop reading about El fenómeno Tabatha llega a nuestra televisión… ¿qué tal sirve a los peluqueros? | Hairstorming.

    tv uno

    22 September, 2011

  • El fenómeno Tabatha llega a nuestra televisión… ¿qué tal sirve a los peluqueros? | Hairstorming is a sensible subject, trate with more attention.

    Casa TV

    6 October, 2011

  • admiro mucho a tabatha x su personalidad ,es una persona k sabe manejar los negocios con personal .e tomado cosas de ella k me han servido ,pero en si no mucho xk tengo mi salon en un balneario y el trabajo fuerte es en verano ,tenemos los meses de invierno k son muy duros .trabajo sola y en verano tomo personal .la sigo mirando x t v .xk reitero me gusta mucho la personalidad k tiene .pero esta para salones grandes y no pekeños .saluda atte. teresa seimur .

    teresa seimur

    27 September, 2012

  • quisiera hacer el mismo trabajo que tabatha en españa me siento capacitada para ello llamen al 616797888 lola ruiz

    lola ruiz

    9 December, 2012

Deja tu comentario  

Nombre*

Email*

Web

Comenta!